top of page

El Arte del Stretching en el Deporte: Historia, Beneficios y Práctica


El stretching, o estiramiento en español, es una de las prácticas más antiguas relacionadas con el bienestar del cuerpo y la mente. Su presencia en el ámbito deportivo es una muestra palpable de su importancia para mantener y mejorar la capacidad física y mental de los atletas.


Los estiramientos han sido practicados desde la antigüedad en diversas culturas. En la India, por ejemplo, se puede trazar la relación con el yoga, una disciplina psicofísica que integra posturas que tienen un componente de estiramiento. En China, prácticas como el Tai Chi o el Qi Gong también incorporan movimientos que buscan el equilibrio energético a través de diferentes formas de elongación y movilización.


Beneficios para la salud y el entrenamiento

De los múltiples beneficios de esta práctica habitual, hay algunos especialmente relevantes que justifican su entrenamiento. Algunos de ellos tan importantes como:


1.Prevención de lesiones: Al mejorar la elasticidad muscular, se reducen las probabilidades de sufrir desgarros o tensiones musculares.

2.Mejora de la circulación: Los estiramientos favorecen el flujo sanguíneo, lo que facilita la recuperación post-ejercicio.

3.Aumento de la flexibilidad: Con la práctica continua, se logra una mayor amplitud de movimiento.

4.Relajación y reducción del estrés: El estiramiento ayuda a liberar tensiones acumuladas.

5.Mejora del rendimiento deportivo: Al tener músculos más flexibles, el movimiento es más eficiente y se reduce el gasto energético.


Además de estos beneficios directos, actualmente se están investigando aspectos tan relevantes como el efecto que el estiramiento puede tener sobre el crecimiento de tumores: Estudio...


Os dejamos un episodio del magnífico Podcast de Andrew Huberman en el que se trata este tema con todo lujo de detalles:


Tipos de Stretching

El mundo del stretching es amplio y diverso, ofreciendo distintas técnicas que se adaptan a las necesidades y objetivos de cada individuo.


Desde el estiramiento estático, donde cada posición se mantiene de manera prolongada, promoviendo una profunda relajación y elongación muscular, hasta el estiramiento dinámico, que involucra movimientos fluidos y controlados para preparar al cuerpo para actividades más intensas.


No podemos olvidar el estiramiento balístico, basado en potentes movimientos de movilización rápida y con amplio rango de movimiento que, aunque debe adaptarse a cada persona en particular, resulta muy beneficioso para prácticas como la danza o las artes marciales.


A un nivel más activo y profundo se utilizan técnicas como el estiramiento FNP (facilitación neuromuscular propioceptiva), que combina técnicas de contracción y relajación muscular, una estrategia de acción eficiente para ganar flexibilidad rápidamente.


Conocer y experimentar con estos tipos nos permite encontrar la técnica que mejor se adapte a nuestro cuerpo y nuestras metas.


Lógica de aplicación como entrenamiento complementario

Tal y como mencionábamos antes, el stretching, cuando se aplica de forma complementaria en un entrenamiento, permite a los deportistas recuperarse más rápidamente, evita rigideces musculares y mejora la técnica. Al integrar el estiramiento en las rutinas diarias, se asegura un equilibrio entre fortaleza y flexibilidad.


Sin embargo, como práctica deportiva, está sujeta a protocolos de entrenamiento que garanticen las ganancias que se pretenden. Algunas de las bases a tener en cuenta en cualquier programa de entrenamiento de stretching son:


1. Tiempo de las sesiones: Una sesión productiva debería durar entre 10 y 30 minutos.

2. Número de veces a la semana: Al menos 2 o 3 veces por semana, aunque lo ideal sería incorporarlo a la rutina diaria.

3. Estructura de la sesión:

-Calentamiento: actividad ligera para aumentar la temperatura corporal.

-Estiramiento dinámico: especialmente si precede a una actividad física intensa.

-Estiramiento estático o PNF: centrándose en los principales grupos musculares.

-Relajación: para volver a la calma y centrarse en la respiración.


En conclusión, el stretching se presenta como una gran herramienta fundamental en el ámbito deportivo. Su práctica constante no solo mejora el rendimiento y la salud física, sino que también beneficia la mente al promover la relajación y la concentración, ayudándonos de forma indirecta a mejorar nuestra calidad de vida.


Recuerda que en nuestro centro puedes realizar esta práctica a través de las clases de Pilates, de yoga o a través del programa Stretching Plus, centrado de forma específica en este entrenamiento.



Comments


ENTRADAS DESTACADAS
Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
bottom of page